Resumo

El modelo de tradiciones discursivas, surgido en la romanística alemana, ha ofrecido una nueva perspectiva de análisis para gran cantidad de estudios lingüísticos (tanto diacrónicos como sincrónicos); sin embargo, no existe un acuerdo definitivo sobre su extensión y límites. En este trabajo se analiza la relación entre tradiciones discursivas y estilo, para lo que se propone (a) una clasificación de las tradiciones discursivas en dos tipos, con base en la incidencia (o no) de factores tipológicos en su tranmisión interlingüística, y (b) una distinción entre estilo individual y supraindividual. A partir del análisis de varios casos concretos, se argumenta que solo el estilo supraindividual corresponde a un tipo de tradición discursiva. Los estilos suprainviduales se basan en configuraciones funcionales genéricas interlingüísticas, que cada lengua actualiza de acuerdo con sus características tipológicas. De esta manera, los conceptos de tradición discursiva y estilo no son equivalentes, sino que se intersectan parcialmente.